Principios

Menschenrechtsrat der Vereinten Nationen, Schweiz/Genf Ampliar imagen (© picture alliance) Declaración Universal de los Derechos Humanos

En 1948, hace más de sesenta años, se reunieron en París hombres y mujeres llegados de los cuatro puntos cardinales para ofrecer a la humanidad la extraordinaria visión de un mundo justo y pacífico; aprobaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La declaración parte de la “dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables” de todos los seres humanos y se los reconoce a toda persona, sin distinción alguna de color, sexo, idioma, religión o cualquier otra condición. Es precisamente esto lo que debe entenderse por derechos humanos: los derechos humanos son derechos que tiene toda persona por el hecho de serlo, independientemente de los rasgos que nos pueden distinguir a unos seres humanos de otros.

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y Pacto Internacional de Derechos  Económicos, Sociales y Culturales

La Declaración Universal de los Derechos Humanos constituye junto con los dos pactos de derechos humanos de 1966, a saber, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, lo que se conoce como “International Bill of Rights”. Otros tratados de derechos humanos la completan con disposiciones específicas en materia de protección contra la discriminación, por ejemplo la discriminación de la mujer o la discriminación racial, o representan pilares fundamentales de la protección de los derechos humanos, como lo son la prohibición absoluta de la tortura y la esclavitud. Estas convenciones y sus protocolos adicionales, que regulan aspectos concretos como las posibilidades de demanda o mecanismos de protección especiales, están ratificados hoy en día por muchos países.

Convenio Europeo de Derechos Humanos

A nivel europeo se aprobó en 1950 el Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, que incluso establece mecanismos jurisdiccionales de protección de los derechos humanos. También el Tratado de Lisboa, por el que se modifican el Tratado de la Unión Europea y el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y que está en vigor desde diciembre de 2009, asume inequívocamente la defensa de los derechos humanos.

Indivisibilidad de los derechos humanos

Los derechos humanos se suelen subdividir en tres generaciones. La primera generación abarca los derechos civiles y políticos, es decir, por ejemplo el derecho a la vida e integridad física, a la libertad y la propiedad, a la libertad de opinión y de reunión o a la libertad de conciencia y de religión. Los derechos económicos, sociales y culturales también se denominan como la segunda generación, concepto que abarca, entre otros, el derecho a un nivel de vida adecuado, incluida una alimentación adecuada, el derecho al trabajo y a una remuneración adecuada, el derecho a fundar sindicatos, la protección de la familia, de las mujeres embarazadas, de las madres y los niños, el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, el derecho a la educación o el derecho a participar en la vida cultural. Estos derechos se completan con una tercera generación de derechos colectivos, como el derecho al desarrollo o el derecho a la paz.

Sin embargo, hoy en día esta clasificación de los derechos humanos en tres generaciones es reemplazada por una comprensión más profunda de la indivisibilidad efectiva y la interdependencia de todos los derechos humanos. Los derechos políticos y civiles no se pueden disfrutar si no se dispone de unas condiciones económicas mínimas para vivir. A la inversa, la salvaguardia de los logros económicos y sociales no debe cercenar la libertad.

 

La Ley Fundamental alemana Grundgesetz Ampliar imagen (© dpa)

  A nivel interno Alemania proclama su adhesión a los derechos humanos ya en el primer artículo de la Ley Fundamental (constitución): “La dignidad humana es intangible. Respetarla y protegerla es obligación de todo poder público. El pueblo alemán, por ello, reconoce los derechos humanos inviolables e inalienables como fundamento de toda comunidad humana, de la paz y de la justicia en el mundo.” Alemania es Estado parte de prácticamente todos los convenios y convenciones de derechos humanos de las Naciones Unidas y también de todos los principales instrumentos de derechos humanos a nivel europeo.

(Copyright: Auswärtiges Amt)