Síntesis de la Berlinale 2015

Der Bär: Wahrzeichen der Berlinale Ampliar imagen (© dpa/pa)

Mirada latinoamericana desde La Berlinale 2015.

Cortesía de Felipe Moreno Salazar. 

Considerando las seis secciones más importantes del Festival internacional de cine de Berlín del año 2015: Competencia, Panorama, Generación, Fórum, Fórum Expanden y Berlinale shorts; habían 35 películas latinoamericanas (24 largos y 11 cortos).  En la sección especial cine nativo donde el punto esencial (Schwerpunkt en alemán) era el cine indígena (definición que describe cine hecho por o en pueblos indígenas) habían 17 películas latinoamericanas (11 largos y 6 cortos), casi todas ellas habladas o con gran presencia de los idiomas indígenas. Casi el 10% de la programación del festival estuvo compuesta por películas de esta región del mundo y una sección se dedicó a mostrar un panorama de otras narrativas y otros colectivos dentro de esas naciones. 

¿Siempre ha existido un movimiento audiovisual constante en Latinoamérica y el Caribe? ¿Sólo en determinados momentos grandes festivales o eventos centran parte de su atención en él? ¿Cómo es el desarrollo de la industria cultural del cine y el arte del cine entre los 46 países que conforman esta región del mundo? http://www.fao.org/docrep/v8300s/v8300s0o.htm ¿Podría hablarse de unas variables en común entre las películas de estos países? 

¿Se puede hablar de unas características o de algo parecido a un cine latinoamericano y caribeño? ¿Es válido desde el arte del cine agrupar un conjunto de países? ¿Pueden los estudios de cine aportar para aumentar la circulación de cine latino en su mercado más cercano? ¿Cómo hacer para aumentar el publico del cine propio entre Latinoamérica y el Caribe? 

El concepto mismo de países latinoamericanos y caribeños se encuentra en discusión, si bien es cierto que muchos de esos países hablan el castellano y comparten una historia de colonización e independencia común, existen muchos teóricos que señalan la necesidad de una construcción epistemológica propia para un mejor entendimiento de las condiciones latinoamericanas y que incluya o reconozca en este momento la historia e influencia real de los pueblos precolombinos. Señalan estas tendencias, desarrolladas por los estudios de la alteridad, (Edward Said), la filosofía de la liberación  (Enrique Dussel) y el giro decolonial (Silvia Rivera Cusicanqui) que la historia enseñada en la mayoría de las academias de nuestros países responde a unas lógicas geográficas e históricas distintas. 

En dos países suramericanos (Ecuador y Bolivia) sus nuevas constituciones se basan en los principios del buen vivir (Sumak Kawsay). “Una nueva forma de convivencia ciudadana, en diversidad y armonía con la naturaleza, para alcanzar el buen vivir, el sumak kawsay;”. Fragmento Constitución de la Republica del Ecuador. Página 15. “El buen vivir expresa una relación diferente entre los seres humanos y con su entorno social y natural. El buen vivir incorpora una dimensión humana, ética y holística al relacionamiento de los seres humanos tanto con su propia historia cuanto con su naturaleza”. Reflexiones sobre el sumak kawsay (el buen vivir) y las teorías del desarrollo de Pablo Dávalos: http://www.cedesur.org/2013/07/el-sumak-kawsay-buen-vivir-y-las-cesuras-del-desarrollo/  

Pero mas acá de esa discusión y en el ámbito solamente del cine, en el marco de La Berlinale 2015, se realizó un foro en el Instituto Iberoamericano de Berlín;  este evento recordó otro espacio teórico que tuvo lugar en Cannes hace tres años, donde también había una gran participación de películas latinoamericanas. 

En estos dos foros, los cineastas y críticos dicen que hay múltiples voces, que la diversidad del cine latino es tal vez su mayor riqueza, que existen diferentes tipos de películas, directores, formas de producción y ventanas de circulación y exhibición.  Señalan que en varios países, la creación de leyes de cine, por medio de las cuales se invierten dineros públicos, en esa industria cultural y sus sectores, parecen ser determinantes para el aumento de cantidad y calidad. Resaltan la tecnología como variable para el acceso a la realización del cine y su profesionalización relacionada con el aumento de escuelas de cine, festivales y plataformas virtuales que permiten infraestructuras y ciertos movimientos locales.  

Algunos cineastas son críticos con las condiciones de producción del cine en  Latinoamérica, específicamente en el campo del documental, Patricio Guzmán, ganador del premio a mejor guión en La Berlinale 2015 con su película el “Botón de Nácar”, señala en ruedas de prensa y entrevistas el atraso de la televisión, monopolizada por telenovelas, concursos, programas de realidad, etc. que no dejan espacios, ni forman publico para el documental. Entrevista y ruedas de prensa de Patricio Guzmán: https://www.youtube.com/watch?v=DeaF2BxNjUM

Juan Castro Sanmartín director chileno de varios largometrajes y que presentaba “La mujer de barro”, reclamó por cuotas de pantalla y campañas publicitarias desde instituciones gubernamentales para aumentar el publico del cine latino en los países de la comarca. El cineasta sobre el tema dice: “Para mi el cine latinoamericano esta pasando por un momento mágico. Quizás único en la historia, en términos que todos, o muchos países latinoamericanos están produciendo películas, incluso países que producen poco cine como Venezuela o Guatemala, están haciendo buenas películas como “Pelo malo” o “Ixcanúl”. Creo también que se están haciendo coproducciones muy interesantes entre países de Latinoamérica, y tal vez otras regiones se tienen que afirmar”. Entrevista completa con Juan Castro: https://www.youtube.com/watch?v=BOa4kJAZSH8

Las películas por países: Argentina, 5 cortometrajes (El hombre de media hora de Leonardo Brzezicki. Catalina y el sol de Anna Paula Hönig. Videojuegos de Cecilia Kang#ya de Ygor Gama, Florencia Rovlich. El gurí de Sergio Mazza) y 6 largometrajes (El incendio de Juan Schnitman. Mariposa de Marco Berger. H de Rania Attieh, Daniel García. Mar de Dominga Sotomayor. Gerónima de Raúl Tosso. Sip ohi – El lugar del madure de Sebastián Lingiardi). Brasil, 2 cortometrajes (Escape de mis ojos de Felipe Braganca. Mar de fuego de Joel Pizzini) y 11 largometrajes (Beira mar de Filipe Matzembacher, Marcio Reolon. Ausencia de Chico Teixeira. Jia Zhang-ke, um homem de Fenyangde Walter Salles. Que Horas Ela Volta?De Anna Muylaert.  Sangue azulde Lirio Ferreira. Brasil S/Ade Marcelo Pedroso. Acapellade Islam Safiyyudin. As Hiper Mulheres (Itão Kuẽgü) de Carlos Fausto, Leonardo Sette, Takumã Kuikuro. Hepari Idub’rada, Obrigado Irmão de Divino Tserewahú. O mestre e o Divino de Tiago Campos Tôrres.  Ma Ê Dami Xina - Já me transformei em imagen de Zezinho Yube). Chile, un cortometraje (San Cristóbalde Omar Zuñiga Hidalgo) y 4 largometrajes (El botón de Nácar de Patricio Guzmán. El Club de Pablo Larraín. La mujer de barro de Juan Casto. Las Niñas Quispe de Sebastián Sepúlveda). Colombia (Violencia de Jorge Forero. Camino de Agua de Carlos Felipe Montoya) y Bolivia un largometraje (Tierra sin mal de  Juan Carlos Valdivia) y un cortometraje (Primavera de Joaquín Tapia Guerra). Ecuador, un cortometraje (En espera de Gabriela Calvache). México, 9 largometrajes (600 Millas de Gabriel Ripstein. Cuatro contra el mundo de Alejandro Galindo. La maldad de Josua Gil. La casa más grande del mundo de Ana V. Bojórquez, Lucía Carreras. Bankilal de María Dolores Arias Martínez. Silvestre Pantaleón de Roberto Olivares, Jonathan Amith. Eco de la Montaña de Nicolás Echevarría. Koltavanej de Concepción Suárez Aguilar. Paraguay, 2 largometrajes (La hamaca paraguaya de Paz Encina. Karai Norte de Marcelo Martinessi) Guatemala (Ixcanúl de Jayro Bustamente),  Perú (Made in usa de Claudia Llosa), Uruguay (Un hombre nuevo de Aldo Garay) y Venezuela (Lo que lleva el río de Mario Crespo), un largometraje. 

Para seguir generando interés y conocimiento en este tema se debe hablar de cada una de esas películas, ubicarlas en su contexto y analizar en ese conjunto: temáticas, estéticas, formas de producción y propuestas narrativas; esto no tendrá lugar en estas dos hojas, pero quien escribe, sigue la pista de esas imágenes, y seguirá estudiando y difundiendo el tema. 

En el pasado festival de cine latino de Toulouse en Francia, se siguió sintiendo el ritmo, que se verá en el próximo festival de cine latinoamericano de Tubingen, Alemania (http://www.filmtage-tuebingen.de/latino/2015/index.htm) donde el punto especial será el cine de los países andinos y se proyectarán filmes de Jorge Sanjinés, destacado realizador del cine indígena con más de 10 filmes y grandes contribuciones al lenguaje audiovisual como “La nación clandestina” y “Yawar Malku”. También se estará muy atento de lo que pase en Cannes, Venecia, Locarno y San Sebastián. “Tus imágenes son mis imágenes”. 

Artículo y cubrimiento de la edición 65 del Festival Internacional de cine de Berlín, de Felipe Moreno Salazar, por El Espejo, con el apoyo de Canal Capital, Interflus y La Embajada de Alemania en Colombia. Mayores informes: https://www.youtube.com/playlist?list=PLbaGNEADMmGZBCCom7q8hZi3gbSg9RST2

Información obtenida en: www.berlinale.de

Videos del cubrimiento de la Berlinale 2015: Desde Berlin para Colombia

Kinosaal

La sección cultural de La Embajada de Alemania en Bogotá apoyó el cubrimiento que desde Berlín para Colombia realizó Felipe Moreno de la Berlinale 2015.