Acercamiento entre las armadas de Colombia y Alemania

Por primera vez, el Comandante de la Armada de Alemania, Vicealmirante Andreas Krause, visitó Colombia, donde asistió al bautizo de los dos submarinos de clase 206A modernizados por TKMS y recibió la máxima condecoración de la Armada de Colombia.

La invitación oficial del Comandante de la Armada de Colombia, Vicealmirante Leonardo Santamaría, a su homólogo alemán, Vicealmirante Andreas Krause, dio pie a un fin de semana muy variado en Colombia.

Luego de su llegada a Bogotá, el Comandante de la Armada de Alemania, Vicealmirante Andreas Krause, tuvo oportunidad de conocer de cerca la capital colombiana, de unos nueve millones de habitantes y situada a 2600 metros sobre el nivel del mar.  El oficial alemán quedó impresionado tanto por los atractivos de Bogotá y sus alrededores (como Zipaquirá y Chía) como también del alto nivel de rendimiento exhibido por la Armada Nacional (Ministerio de Defensa/Cuartel General de la Armada).

Durante la segunda parte de su viaje, el Vicealmirante Krause visitó Cartagena. La “Heroica” con su centro histórico, su particular ambiente naval y su clima tropical fue el escenario perfecto para incorporar a la Armada de Colombia los dos submarinos de clase 206A modernizados por el astillero alemán TKMS/HDW y recientemente entregados, ceremonia que se llevó a cabo en la base naval “Simón Bolívar”.

El sábado 5 de diciembre resultó ser un Día de la Armada Nacional con un fuerte elemento internacional. La impresionante ceremonia incluyó el bautizo de los submarinos “Intrépido” e “Indomable”, el nombramiento de sus comandantes y la entrega al Vicealmirante Krause de la máxima condecoración de la Armada de Colombia, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Naval Almirante Padilla, por su constante apoyo, amistad y cooperación, de manos del Presidente de la República, Juan Manuel Santos. Con la incorporación y el uso operativo de los dos nuevos submarinos, la Armada de Colombia habría alcanzado un gran logro estratégico, explicó el Presidente Santos.

También el Embajador de Alemania, Günter Kniess, había viajado a Cartagena para poder asistir a las celebraciones.

En el marco de su agenda general, el Vicealmirante Krause visitó también la fragata “Antioquia” (clase F1500), el submarino “Tayrona” (clase 209) y la Escuela Naval “Almirante Padilla”. La visita a la fortaleza de San Felipe le dio una impresión de la riqueza histórica y cultural de muchos siglos con la que cuenta Colombia.

Cartagena nuevamente mostró todos sus encantos. Una puesta del sol que parecía sacada de una pintura despejó todas las dudas – si es que las había -  de que para un integrante de las fuerzas navales nada se compara a una vida en la costa.   

Las impresiones obtenidas, las numerosas conversaciones y los contactos entablados servirán para acercar a las dos armadas y para estrechar la cooperación tanto bilateral como internacional en los océanos. Un importante aporte de nuestras armadas a la seguridad de las vías marítimas y con ésta, a la paz en el mundo.

El equipo de la Agregaduría Militar de la Embajada de Alemania en Colombia les desea a las armadas de ambos países que siempre tengan, como dicen los marineros, “el viento en popa y un palmo de agua bajo la quilla”.

Fotos del evento