El segundo Muro de Berlín en la “Fiesta de la Libertad”

Como un bastión de hormigón y alambradas cortaba el Muro de Berlín la ciudad a lo largo de más de 43 kilómetros… dividiendo a Berlín y toda Alemania. Exactamente el mismo día, pero 20 años después de la caída del Muro, ocurrida el 9 de noviembre de 1989, el símbolo de casi tres décadas de división de Alemania volverá a ser derribado, pero esta vez simbólicamente.

Maueröffnung am Brandenburger Tor Ampliar imagen (© dpa / picture-alliance)

Durante la “Fiesta de la Libertad”, la noche del 9 de noviembre, Berlín y numerosos políticos invitados de Alemania y muchos otros países experimentarán una segunda caída del Murojunto a la Puerta de Brandeburgo. El colapso no será provocado esta vez por una revolución pacífica en la RDA, sino en el marco de una escenificación artística, que se remonta a una idea de la sociedad cultural “Kulturprojekte Berlin”. Escenario de la caída del Muro 2009 son los aproximadamente dos kilómetros de calle que median entre el edificio del Reichstag y la plaza Potsdamer Platz: justamente por allí pasaba antes el Muro. Como una fila de piezas de dominó se hallarán paradas allí el 9 de noviembre unas 1000 piezas de poliestireno, que simbolizan el Muro, cada una de 2,50 metros de altura y 20 kilos de peso. Luego de un impulso inicial se derribarán luego unas a otras, hasta terminar con toda la fila. El “efecto dominó” representa los sucesos del otoño de 1989, cuando las protestas de algunos se transformaron en un decidido, pero pacífico movimiento de masas.

Las partes de Muro son pequeñas obras de arte y cada una de ellas fue decorada individualmente. La sociedad cultural “Kulturprojekte Berlin” llamó a jóvenes de Berlín a analizar el tema de los 20 años de la caída del Muro y proporcionarle a cada una de las piezas de poliestireno un rostro inconfundible. Así surgió una extraordinaria galería, a la que contribuyeron también los músicos de la “West-Eastern Divan Orchestra”, del director de orquesta Daniel Barenboim. El propio Barenboim abre la “Fiesta de la Libertad” con un concierto al aire libre.

El proyecto artístico recibió apoyo también de otros países. El Goethe-Institut participó en la acción con una “Viaje del Muro”, enviando 20 piezas simbólicas de Muro a diversos países: Israel, Palestina, Corea, Chipre, Yemen, China y México, lugares donde la división y la experiencia de una frontera marcan la vida cotidiana de los seres humanos.

© www.magazine-deutschland.de