“La historia no debe repetirse”

Memorial Muro de Berlín: Instalación en memoria de las víctimas de intentos de fuga. Ampliar imagen Memorial Muro de Berlín: Instalación en memoria de las víctimas de intentos de fuga. (© dpa) Separó a familias y amigos, dividió casi 30 años a Berlín y todo el país, y fue el símbolo de la Cortina de Hierro: con la construcción del Muro de Berlín, el 13 de agosto de 1961, comenzó la división forzada de Alemania. En el 50 aniversario de la construcción del Muro, ese atroz suceso en la historia alemana contemporánea se recuerda estos días en diversos lugares. El acto oficial se realizó el 13 de agosto de 2011 en el Memorial Muro de Berlín (foto: instalación en memoria de las víctimas), lugar central del recuerdo en el centro de la capital alemana, situado a lo largo de la antigua franja fronteriza en la calle Bernauer Strasse. Allí se documenta la historia de la construcción del Muro y se informa sobre las consecuencias de la división de Alemania.

 

Durante el acto se recordó a las víctimas del Muro y la división con un minuto de silencio. En una “Milla sobre la historia contemporánea”, los visitantes pudieron informarse sobre las actividades de asociaciones de víctimas, museos de la frontera, memoriales y lugares de homenaje, iniciativas e instituciones. Christian Wulff, el presidente federal, recordó en su discurso ese “funesto día en la historia alemana”. Agregó que la construcción del Muro en el medio de Berlín es “un drástico símbolo de la opresión comunista y simultáneamente símbolo de su fracaso”. El Muro estaba dirigido, en forma visible para todos, contra la propia población, dijo el jefe de Estado alemán. Y advirtió que tampoco hoy debe dejarse solos a aquellos que luchan por la libertad, la democracia y los derechos civiles. El muro, concluyó, “exige de nosotros asegurar que la historia no se repita”.

 

El Gobierno de la RDA ordenó construir el Muro de 43 kilómetros de largo a través de Berlín y un sistema fuertemente vigilado de vallas, muros, alambradas, campos minados, zanjas y otros obstáculos a lo largo de la frontera de más de 1.300 kilómetros de largo entre Alemania Occidental y Oriental para detener la emigración masiva hacia Occidente. Desde 1949, decenas de miles de alemanes habían abandonado la RDA, porque no veían allí ningún futuro. Con el Muro y las fronteras cerradas y rigurosamente vigiladas era prácticamente imposible abandonar la RDA. Quien igualmente intentaba huir, ponía en juego su vida: hasta la Revolución Pacífica, que hizo caer el Muro en noviembre de 1989, fueron condenadas a prisión en la RDA unas 71.000 personas por intento de fuga. Más de 1.000 murieron en tentativas de salvar el Muro de Berlín o la frontera entre las dos partes de Alemania.

Berliner Mauer Ampliar imagen (© picture-alliance / dpa) En la capital alemana, varios memoriales y museos recuerdan hoy el Muro de Berlín y su historia. Entre los más conocidos se cuentan, además del “Memorial Muro de Berlín”, el Museo del Muro y junto al antiguo puesto de control fronterizo Charlie, la East Side Gallery —un trecho del Muro de 1,3 kilómetros pintado por más de cien artistas—, el Memorial Berlín-Hohenschönhausen, que recuerda las duras condiciones en las prisiones de la RDA, y la Senda del Muro de Berlín, que, en forma de ciclovía y ruta de senderismo, se extiende siguiendo la línea de las antiguas instalaciones fronterizas. El sitio web www.50jahremauerbau.de informa sobre el gran número de actos que se realizan en 2011 en relación con el tema.

Copyright: Magazine Deutschland

“La historia no debe repetirse”

13.08.1961: Bau der Berliner Mauer